¿Cuando contratar una solución ERP?

¿Cuando hemos de plantearnos adquirir una solución ERP?

Cuando una empresa empieza a funcionar, gestionar la mayoría de sus procesos no resulta complicado y siempre se puede controlar mediante sencillos programas de ofimática, como el excel; o mediante la contratación de consultoras especializadas. Cuando la compañía empieza a crecer ya a desarrollarse, nuevos procesos se incorporan, los procedimientos se vuelven más elaborados y se complica la gestión de cada uno, la hoja de Excel empieza a ser insuficiente, los errores humanos se suceden con más continuidad y se pierde el control en la externalización.

Cuando en nuestra empresa empecemos a percibir que los procesos están saliendo de nuestro control debido a su complejidad, externalización o por cantidad, no se está obteniendo el rendimiento esperado en cada uno de ellos y/o no se encuentran integrados ni automatizados, haciendo que nuestro negocio pierda tiempo y dinero, entonces es primordial plantearnos la siguiente pregunta ¿Es necesario implantar un ERP en la empresa?

Si una empresa está atravesando por cada una de las circunstancias descritas anteriormente la respuesta es ¡Sí! Es el momento de realizar la implantación del ERP. Siempre será mejor que nuestra compañía no tenga que esperar hasta este punto para darse cuenta de que debe comenzar la integración de una solución de gestión empresarial.

Empezar a integrar una solución de gestión y no esperar a tener un punto de saturacion crítico en los procesos para empezar con la implantación de una solución ERP, es lo más recomendable, sin distinción del sector de nuestro negocio, se debe implantar un ERP lo antes posible.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE CONTAR CON UN ERP ESPECIALIZADO PARA PYMES?

Empezar la implantación de un ERP en algunas ocasiones no resulta un proceso muy agradable para la empresa, pues muchas veces el personal está muy acomodado con la forma de trabajar, generando en muchas ocasiones algún tipo de rechazo hacia la solución de gestión empresarial (miedo al cambio), pero sobre todo la integración lleva consigo gran carga de tiempo y dedicación, tanto en la correcta integración de la solución, cómo en aprovechar dicha implementación para re-estructurar y mejorar la eficiencia y eficacia  de los procesos de nuestra empresa.

Si la implantación del ERP se realiza en las primeras fases de la empresa es posible dedicarse por completo a él sin tener que descuidar las labores de la compañía, gracias a que los procesos son nuevos, no se han visto alterados por vicios y por el bajo número de departamentos que han de integrarse.

Además, resulta más sencillo que los empleados se adapten a la nueva forma de trabajo pues no tienen la rutina tan marcada, por tanto, cuando se vaya incrementando el volumen de trabajo tendrán el máximo rendimiento, gracias a que ya están adaptados a la forma de realizar los procesos.

Al integrar la solución de gestión empresarial con anticipación, también se tendrán beneficios económicos. La razón primordial es que mientras más grande sea la empresa, requerirá implantar mayor cantidad de módulos que pueden llegar a ser complejos, en consecuencia, requerirán de una mayor inversión por parte de la empresa para la implantación.

En cambio, si la empresa aún se esta desarrollando, pero ya tiene los procesos bien definidos y tiene claro el rumbo que desea tomar, el esfuerzo para instalar la solución ERP será significativamente menor. A parte, al realizar la implantación en esta etapa de crecimiento, garantizaremos que la empresa crezca rápidamente, sea sostenible y que sea competitiva desde los pasos iniciales

Por si fuese poco, al implementar el ERP en la fase de inicio de la empresa, contaremos con un crecimiento organizado y controlado, permitiendo lograr un mejor desarrollo a lo largo de la etapa de crecimiento del negocio, haciendo que la empresa se distinga de sus competidores, sobre todo, que trabaje con eficiencia y no gaste recursos en procedimientos innecesarios.

Un punto importante a tener en cuenta es que al realizar la implantación del ERPcuando la compañía está en iniciación, se debe tener una visión a futuro de cómo la empresa se desenvolverá, para así poder evitar tener gastos futuros, referentes con la implantación de nuevos módulos que no se previeron desde el inicio.

Recuerda siempre que una solución ERP otorgará un mayor control de la empresa y sobre todo será capaz de ahorrar dinero, tiempo y esfuerzo; garantizando el desarrollo de la compañía en un corto plazo de tiempo.

 

Saqqara, Partner Platinum de Sage, pone a tu disposición un amplio catálogo de soluciones ERP para poder mejorar el control de los procesos claves internos de tu empresa. ¡Consultanos!