In Blog, ERP

Cumplir con los objetivos estratégicos planteados en una empresa es fundamental para un buen funcionamiento. Permite garantizar una estabilidad financiera, reducir la rotación de personal y mejorar el ambiente de trabajo.

Para saber en qué grado se alcanzan estos objetivos es importante llevar a cabo un seguimiento más detallado del plan estratégico. Y el Cuadro de Mando Integral o también conocido como el Balanced ScoreCard es uno de ellos. Se trata de una herramienta bastante útil a la hora de estudiar la evolución de la organización. Contribuye a la toma de mejores decisiones.

 ¿Qué es y en qué consiste el Balanced ScoreCard?

Cuando hablamos de un Cuadro de Mando Integral (CMI) o Balanced ScoreCard (BSC), hacemos referencia a una metodología de control y gestión empresarial, que permite llevar a cabo la medición de la actividad y evolución de una organización.

Este término se desarrolló por primera vez en el año 1992 por los dos reconocidos empresarios Robert Kaplan y David Norton.

A utilizar el procedimiento o metodología del Cuadro de Mando con el análisis avanzado de un negocio, es muy probable que se aumente la toma de decisiones estratégicas en toda la empresa Clic para tuitear

 

Las 4 perspectivas del Balanced Scorecard

Habitualmente, este modelo de Kaplan y Norton del Cuadro de Mandos ha trabajado con 4 perspectivas básicas: financiera, cliente , procesos interno y aprendizaje y crecimiento. El BSC combina estas perspectivas para alcanzar un funcionamiento correcto dentro de cualquier empresa y tenerlo todo bajo control (presupuestos, stocks, feedback de clientes…). 

Perspectiva financiera

Habitualmente, esta perspectiva ha predominado sobre el resto para medir las acciones de las empresas. Gracias a esta perspectiva se puede conocer la capacidad de la empresas para maximizar beneficios.

Guarda relación con la contabilidad y temas económicos de la empresa y aporta un análisis sobre el rendimiento económico general. El balance de ganancias e ingresos es una de las herramientas que se recogen dentro de esta perspectiva. Como resultado, es posible saber en qué áreas es necesario dedicar más presupuesto y en cuáles reducir costes.

Perspectiva del cliente

En la perspectiva de cliente los objetivos son básicamente los relacionados con la satisfacción del cliente:  mejora de atención al cliente, reconocimiento de la imagen de marca… En este caso, el cuadro de mando incluye indicadores que ayudan a conocer mejor la experiencia de los clientes. Las valoraciones sobre la calidad del servicio, el ratio de conversión de ventas o el ciclo de vida del cliente son algunos de ellos.

Conocer todos estos indicadores contribuyen a efectuar los cambios necesarios para adquirir nuevos clientes y retenerlos.

Perspectiva de los procesos internos 

La perspectiva de procesos internos se basa en las métricas o indicadores que nos aportan información sobre el correcto desarrollo de las distintas áreas de negocio de una organización. Definir los procesos de la organización ayuda a detectar áreas de mejora en los diferentes departamentos. 

La consolidación de las nuevas tecnologías han ayudado a agilizar los procesos y trámites en los diferentes departamentos. Por ejemplo, en el área de RR.HH. existen aplicaciones de gestión como TramitApp  que permiten trabajar de manera más eficiente. Se trata de una plataforma Cloud, que permite gestionar todos los trámites del área de Recursos Humanos desde un único lugar.

De este modo, es posible simplificar al máximo el proceso de gestión interna del personal. En esta herramienta son los propios empleados los que contribuyen a la gestión con sus fichajes, solicitud de vacaciones, subida de gastos.., etc.

Te interesará leer: ¿Cómo gestionar los trámites de Recursos Humanos?

Perspectiva de aprendizaje y crecimiento

 Esta perspectiva toma como objetivos el aprendizaje y se centra en la formación del equipo por encima de todo. Para ellos, los denominados mentores, son una pieza clave en la empresa, además de la actividad y la comunicación fluida entre los compañeros de trabajo.

Por ejemplo: fomento de la comunicación interna, conseguir alianzas clave.

Balanced ScoreCard

Business Intelligence: la herramienta para integrar todas las perspectivas

Para poder conocer el estado de la situación financiera y datos de otras áreas, las empresas cuentan con software especializado en Business Intelligence como Sage SEI Sage SEI es una herramienta perfecta para poder llevar a cabo el control financiero de áreas como Finanzas, Ventas, Compras y Almacén.

Finanzas: 

Cuadro de mandos para presupuestos, balances de situación , balances de pérdidas y ganancias, cuadro de mando con los datos financieros más habituales.. ect

Ventas: 

Cuadro de mando generales, de producto y de clientes, valores de venta y por clientes, productos, etc.

Compras:

Cuadros de mando que recogen la información de compras y permiten visualizar los productos que se deben trabajar negociando con el proveedor para obtener mejores precios.

Almacén:

Cuadros de mando de almacén donde podrás tener los valores totales de inventario por familia, producto y almacén.

Si quieres saber cómo el Business Intelligence puede ayudar a tu empresa, puedes descargarte nuestro eBook gratuito.

Business Intelligence

 

También te puede interesar:

Business Intelligence para PYMEs

Sage Enterprise Intelligence: ¿en qué consiste?

 

 

Recent Posts
Blue MondayFormación continua